A pesar del esfuerzo de quienes trabajamos en el campo de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), resulta difícil convencer a muchos directivos y empresarios (particularmente micro y pequeños) sobre la importancia que tiene la Prevención de Riesgos Laborales (PRL) en sus empresas. Son muchos los casos de accidentes laborales que han cambiado significativamente la vida de las personas, y ocurre que cuando se trata de experiencias ajenas, no las interiorizamos plenamente y no tomamos conciencia de sus consecuencias. Hoy todavía hay cierta resistencia cuando se trata de invertir en Seguridad y Salud en el Trabajo, y créanme, el no aceptar que la Seguridad es pieza fundamental de la Productividad, termina finalmente pasándonos la factura.

La Prevención de Riesgos Laborales, como herramienta de SST, permite anticipar, evaluar y controlar los peligros y riesgos en el entorno laboral, para evitar accidentes y enfermedades que ocasionan daños y perdidas.

Con la mejora en SST, se mejora también la calidad de vida de los trabajadores, que al estar en ambientes libres de contaminantes, buena iluminación, sin ruidos perturbadores, sin sobre esfuerzos físicos posturales, etc., se les motiva y se logra de ellos mayor, compromiso y rendimiento.

No debe verse la PRL como una imposición legal innecesaria que solo consume tiempo y recursos, sino como una herramienta que brinda las condiciones de seguridad necesarias para cuidar el capital de trabajo más importante y valioso de toda empresa, su personal; además logra una mayor contrapartida productiva.

He aquí algunos “argumentos” que pueden parecer validos, pero que no toman en cuenta lo que realmente está en riesgo: la vida de las personas y la continuidad de las empresas:

  • Coyuntura económica desfavorable que obliga a reducir gastos en todas las áreas, sobre todo en aquellas que no intervienen directamente con la producción.
  • No han tenido en su empresa accidentes laborales que hayan afectado las actividades productivas o comerciales de manera significativa.
  • Muchos accidentes laborales no transcienden en demandas millonarias ni complicadas debido a la falta de asesoramiento legal para los trabajadores afectados, cuyos recursos en muchos casos son escasos, y temen complicarse. Esto último juega en favor de los empleadores.
  • No han recibido aun la visita de ningún Inspector de Seguridad del Ministerio de Trabajo. La única inspección de Seguridad que tuvieron fue cuando necesitaron tramitar su licencia de funcionamiento, y de esto ya hace años.
  • Desconocen los requerimientos de SST que deben cumplir como empleadores, y que están contenidos en el Decreto 1072 de 2015.
  • Desconocen el monto de las sanciones por infracciones de Seguridad y Salud en el Trabajo referidad en el Decreto 472 de 2015.

Todo tiene un proceso natural de aprendizaje, pero tenemos la mala fama como latinoamericanos de aprender a los golpes, cuando ya es demasiado tarde.

Sabemos aprender rápido, pero solo cuando afecta nuestro bolsillo. Nos hace entrar en razón una buena multa, el cierre (temporal o definitivo) de nuestro negocio, cuando se nos quema el local o se nos muere un trabajador por falta equipo de protección personal.

La falta de implementación de un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo termina tarde o temprano afectando al empresario, más aun si se trata de un accidente que produjo una lesión grave (incapacitante), una enfermedad laboral o una fatalidad.

En términos de costos, solo se ve la punta del glacial y no los costos ocultos que se generan detrás de cada accidente. Paso a mencionar los más significativos:

  1. Costo por Tiempo Perdido.- Es el costo generado por el tiempo que pierde un trabajador accidentado, y el de aquellos que fueron a socorrerlo. Otros empleados incluso pararán sus actividades por mera curiosidad. Se pagan remuneraciones sin una contrapartida de producción o ventas.
  2. Costo de materiales. Es el costo por los daños en maquinaria, instrumentos, herramientas, materias primas, productos (acabados o semi-transformados).
  3. Perdidas. Es el costo por pago de horas extras para poder cumplir con la producción que no se pudo realizar en el horario normal, o el costo de oportunidad por no vender. En muchos casos hay que reemplazar temporalmente al trabajador accidentado, y capacitarlo (tiempo y costo), y éste tardará un tiempo en adaptarse y en alcanzar el rendimiento esperado.
  4. Gastos Generales. Incluye gastos de traslado del accidentado a un Centro Médico, sanciones económicas y hasta el cierre (temporal o definitivo) de la empresa mientras duren las investigaciones y se establezcan las causas del accidente y a los responsables. Al trabajador afectado se le sigue pagando su sueldo, que incluye gastos de Seguridad Social. Ante una lesión de incapacitación permanente (costo humano), la empresa esta obligada a reubicar al trabajador en un puesto menos exigente. Y si se trata de una fatalidad, la empresa esta obligada a indemnizar a la familia.
  5. Costo de Investigación. Costo de un especialista del área de Seguridad para la investigación del accidente.
  6. Afectación de Imagen. La imagen de la empresa se ve afectada ante la comunidad que normalmente verá a la empresa como responsable de no cuidar al personal.

Durante un Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo llevado a cabo en Estambul en el 2011, se presentó un estudio cuya coordinación estuvo a cargo de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) referido a los costos vs los beneficios de invertir en Prevención de Riesgos Laborales (PRL). El estudio comparó y analizó los datos de 300 compañías en 15 países.

Los resultados del estudio indicaron que la relación costo beneficio para las inversiones en prevención estaban en el orden de 1 a 2,2; o mayor. Es decir, que por cada euro que las empresas invierten al año en PRL, se puede esperar un rendimiento económico de 2,20 euros.

No obstante, seguirá siendo parte de nuestra labor insistir para que la mayoría de empresarios entienda que la Seguridad y Salud en el Trabajo no solo agrega un conjunto de medidas (legales) que contribuyen al bienestar de sus trabajadores, sino que también contribuye al crecimiento y fortalecimiento económico de las empresas.

Creo que estarán de acuerdo en que más vale invertir en Prevención hoy, que perderlo todo mañana.

Por: Ing. Luis Cavero Pasco