Humos de soldadura. En la unión de piezas metálicas, la soldadura es uno de los procesos industriales utilizados con mayor frecuencia, desarrollándose una gran variedad de tipos de soldadura, siendo así mismo numerosos los metales y aleaciones que pueden unirse por medio de estos procesos.

Existen dos grandes grupos en los que se pueden agrupar todos los tipos de soldadura metálica, estos son:

 Soldadura con aportación de metal, entre las que se pueden destacar las soldaduras blandas y duras, con soplete y con arco.

 Soldadura sin aportación de metal, entre las que se encuentran, soldadura eléctrica por puntos, soldadura por inducción, por frotamiento, rayo láser, etc.

Un análisis detallado de los riesgos que surgen en los procesos de soldadura es bastante laborioso; en este reglamento técnico se analizan solo aquellos contaminantes, que, en los procesos de soldadura, se generan en forma de humos metálicos y los factores que influyen en el riesgo higiénico.

Este reglamento técnico especifica la metodología para la toma de muestras de los humos metálicos de soldadura, con el fin de unificar criterios y que se pueda realizar la comparación de los resultados encontrados en la evaluación de éste agente contaminante con los valores límite permisibles.

El reglamento toma como base los procedimientos de muestreo recomendados por NIOSH y OSHA, los cuales señalan la clase de equipos empleados e indicados por estos organismos y que permiten una aplicación sencilla en la recolección de las muestras, con la posibilidad del empleo de nuevas tecnologías que vayan surgiendo en el campo de la higiene ocupacional.

El reglamento contempla los procedimientos seguidos para la calibración de los equipos, los procedimientos para la evaluación del contaminante y además se enuncian los sistemas para el control de los humos metálicos de soldadura.

Este reglamento hace parte de una serie de normas relacionadas con la metodología empleada en higiene ocupacional, dirigida a la armonización de técnicas y procedimientos que se deben seguir en la identificación, evaluación y control de riesgos físicos y químicos en los puestos de trabajo.

La aplicación de los procedimientos de evaluación de contaminantes, se ajusta a los lineamientos exigidos por las normas referidas a los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional (NTC-OHSAS 18000) y Sistemas de Gestión Ambiental (NTC-ISO 14000) en cuanto a los programas de monitoreo y medición que deben incluir las industrias dentro de sus procesos de mejoramiento continuo y que desean ser certificadas.

Fuente: Ministerio de Trabajo Colombia